«

»

ene 20

¿Qué ocurre en las viñas durante el invierno?

El ciclo vegetativo de la cepa entra en un periodo clave con la llegada de las bajas temperaturas

Frío, niebla, diamantes de rosada, tierra húmeda…El invierno es un periodo clave en el ciclo vegetativo de la viña. Los trabajos y estrategias de ajuste de producción que se ejecuten durante este periodo tendrán una importancia capital en el éxito o el fracaso a la hora de obtener unos racimos de calidad en la próxima cosecha de verano.

Pero antes de llegar a la esperada recogida de los frutos, el ciclo vegetativo de la viña consta de tres fases: el tiempo de reposo, el tiempo de brotación y el tiempo de vendima. Del mes de noviembre hasta febrero estamos en el conocido tiempo de reposo. Con los gélidos vientos del norte llega la caída de las hojas, señal que el descenso de la savia ha finalizado y que las viñas se preparan para el invierno entrando en tiempo de reposo.

Poda y Cubierta Vegetal

La forma, la producción y la longevidad de una cepa dependen de la poda. Limitando las ramas, llamadas sarmientos, podemos controlar la cantidad de uva que tendrá cada cepa y, en consecuencia, la calidad del mosto que constituirá nuestro vino base. Según los biólogos de Freixenet, tiene una explicación concreta. “Regular la cantidad de yemas nos permitirá cuantificar el volumen y el número de racimos de cada cepa. Según las propiedades de la viña y de la variedad de la uva se hará un tipo de poda u otra”.

Otra de las técnicas que se inicia durante el tiempo de reposo es la cubierta vegetal. Aunque no todas las bodegas ni viñedos la aplican, se trata de un método para competir a nivel hídrico con la cepa. Sigue la línea de limitar producción y obtener más calidad con  una uva más concentrada en azúcares. Se plantan espontáneamente, entre hileras de cepas, plantas como la cebada, con gran capacidad de absorción de agua, o la veza, de la familia de las leguminosas, única capaz de fijar el nitrógeno atmosférico en la tierra, lo cual comporta una gran cantidad de nutrientes para el suelo.La cubierta vegetal además aporta beneficios en el estado sanitario  de la viña, y se asocia habitualmente a una viticultura de calidad y más respetuosa con el medioambiente y su biodiversidad.

 El lloro de la vid

El ‘lloro’ es la primera manifestación de actividad de la vid e indica que la época de reposo llega a su fin. Pero, ¿qué es el ‘lloro’?¿por qué llora? y sobre todo, ¿por dónde llora?

La planta llora debido a que al subir de temperatura atmosférica y de la tierra se activa el metabolismo de manera que absorberá agua y nutrientes hasta que, fluyendo por sus vasos conductores, produzca un degoteo continuo por las heridas de la poda. Es el conocido lloro de la vid, que indica el fin de este periodo y el inicio de otra fase del ciclo vegetativo, que dará lugar a la brotación de las yemas.

Pasear por los viñedos durante esta época puede ser para el visitante una experiencia maravillosa que puede servir para darse cuenta de la estrecha relación que une a las viñas con su ecosistema. Los cantos del Pinzón o del Arrendajo o el paseo inesperado de algún jabalí constituyen un conjunto que permite un equilibrio perfecto para el desarrollo del fruto más emblemático de esta tierra.