«

»

jul 08

Freixenet hace una apuesta de altura

Con el objetivo de experimentar con los retos que supone el cambio climático, Freixenet ha escogido La Cerdanya para plantar a 1.200 metros de altura.

Las parcelas de la zona de Riu de Cerdanya acogen las 12.000 cepas distribuidas en tres hectáreas de terreno, que permitirán elaborar un vino espumoso a partir de las variedades Muscat de Frontinyac, Parellada y Pinot Noir.

El enólogo Josep Bujan y el Director de Comunicación Pedro Bonet

La familia Marginet es la propietaria del terreno donde Freixenet ha plantado las cepas, situadas en una zona climatológicamente adecuada y con buena exposición solar.

La previsión es que las primeras botellas, que serán de vino ecológico, salgan al mercado en un periodo aproximado de cinco años.

Con esta nueva aventura agrícola, Freixenet espera poder participar en el desarrollo de la zona de La Cerdanya, donde no hay antecedentes destacados del cultivo de la vid.