«

»

dic 04

Freixenet contribuye a mejorar la calidad del aire con AutoGas

  • Freixenet, la responsabilidad de ser el referente

El Grupo Freixenet, presente en 140 países e integrado por 21 bodegas en tres continentes, actúa siempre bajo un criterio de sostenibilidad global.   Acciones como el mantenimiento de la viña, el sistema productivo con la máxima sensibilidad por el medio ambiente, el fuerte compromiso voluntario de eliminación de gases nocivos para la capa de ozono, y el compromiso con la reducción de emisiones de efecto invernadero, han hecho que la compañía cuente con las certificaciones medioambientales ISO 14001 y 14064.

  • Repsol y Freixenet han firmado un acuerdo de colaboración para fomentar el uso del AutoGas (GLP para automoción) en la flota de carretillas elevadoras de la firma Freixenet.   

El AutoGas contribuye a mejorar la calidad del aire urbano, por sus bajas emisiones de partículas y óxidos de nitrógeno (NOx), y ayuda a minimizar el efecto invernadero por sus reducidas emisiones de CO2.

 

El Grupo Freixenet, presente en 140 países, está integrado por 21 bodegas en tres continentes, y mantiene un firme compromiso con la protección del medio ambiente y la reducción de emisiones de efecto invernadero, además de contar con las certificaciones medioambientales ISO 14001 y 14064.  

En la actualidad, el AutoGas es el carburante alternativo más utilizado del mundo, con más de 21 millones de usuarios. En España ya lo usan más de 34.000 vehículos.   

El director de producción de Freixenet, Josep Palau Casellas, y el director comercial de GLP de Repsol España, Miguel Ángel Apoita Alonso, han firmado un acuerdo de colaboración para impulsar el uso de AutoGas en la flota de carretillas elevadoras de la firma Freixenet.

Gracias a la utilización del AutoGas de Repsol o GLP para automoción, el Grupo Freixenet podrá alcanzar ahorros significativos en sus costes energéticos y reducirá sus emisiones de contaminantes.

 

El AutoGas contribuye con el medio ambiente

Los motores que utilizan AutoGas presentan ventajas medioambientales y económicas. Desde un punto de vista medioambiental, ayudan a mejorar la calidad del aire, por sus bajas emisiones de partículas y óxidos de nitrógeno (NOx), así como a minimizar el efecto invernadero por sus reducidas emisiones de CO2.

En el sector de la logística y el handling, el AutoGas es un gran conocido. De hecho, en otros países del entorno europeo, el 15% del parque de carretillas elevadoras, funciona con AutoGas. En Estados Unidos esta cifra asciende al  35%.

Además, el uso de AutoGas puede suponer un ahorro de hasta el 40% respecto a los carburantes convencionales y se puede utilizar en vehículos “bifuel”, es decir, que utilizan indistintamente gasolina y AutoGas, al contar con dos depósitos, uno para cada tipo de carburante, que prácticamente doblan su autonomía.

Estas ventajas lo sitúan entre los carburantes alternativos más apoyados por las administraciones, como son la bonificación en el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) o las ayudas públicas de los planes PIVE 6 y PIMA Aire.

Actualmente, el AutoGas es el carburante alternativo más utilizado del mundo, con más de 21 millones de usuarios. En Europa lo usan 10 millones de vehículos y en España son más de 34.000.