«

»

abr 09

Viticultura (I)

Introducción a la viticultura

La viticultura es el arte y la técnica de cultivar la vid.

Es una ocupación que ha sido ejercida por el hombre a través de toda su historia puesto que, muy probablemente, la vid es uno de los primeros cultivos implantados por el hombre, cuando se convirtió en agricultor hace unos 10.000 años.

La vid es una planta trepadora conocida por los antiguos cazadores, que se encontraba de forma espontánea en los bosques templados, parasitando los árboles para encaramar sus bejucos hasta la copa, donde extendía los sarmientos y las hojas para captar el sol creando una inmensa fronda de la cual pendían sus frutos aromáticos y refrescantes.

Extendida por casi todo el planeta los rigores de la última glaciación confirmaron las vides salvajes a pequeños valles protegidos del Cáucaso euroasiático y a ciertas zonas de Norteamérica, desde donde reiniciaron la expansión una vez se retiraron los hielos.

Actualmente, la vid crece, doméstica, en las dos zonas templadas del planeta que se extienden, aproximadamente, entre los paralelos 30º y 50º de ambos hemisferios.

La razón por la cual el hombre ha aprendido a cultivar la vid y ha mejorado incesantemente los métodos de selección es para obtener su fruto, un racimo de bayas comestibles con alto contenido en azúcares, ácidos y compuestos aromáticos, composición que le confiere un sabor refrescante y especialmente agradable al paladar humano.

Los cultivadores, sin embargo, aprendieron pronto que los líquidos azucarados obtenidos estrujando los frutos de la viña tienden a transformarse, con el tiempo, en líquidos dulces y gaseosos, que tras miles de años de pruebas y ensayos dieron origen al vino. Su elaboración ha sido durante siglos la principal razón del desarrollo de la viticultura.

La viticultura moderna, muy desarrollada gracias a las aportaciones agro-químicas, al impulso de la mecanización y a los avances biotecnológicos, tanto en el campo de la selección de ejemplares como en las resistencias a plagas, conserva, sin embargo, ritmos estacionales y sigue aplicando conocimientos empíricos incontestables que proceden de los viticultores.